lunes, 20 de junio de 2016

Refugiados, nunca hubo tantos desde la Segunda Guerra

El ACNUR presentó cifras alarmantes en su reporte anual sobre los desplazados

Por cada minuto, 26 personas fueron desplazadas forzosamente de sus hogares en algún lugar del planeta durante 2015. En total, unas 37.400 por día. Esta amarga estadística se desprende de un informe publicado hoy por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), en el día mundial del refugiado.

Según el informe, que contiene las últimas cifras de desplazamientos forzados a nivel global como resultado de la persecución, el conflicto o la violencia generalizada, este drama es padecido por una población cada vez mayor y alcanzó los 65,3 millones de personas a fines de 2015. Esto es, 5,8 millones más que en 2014.


Del total de desplazados hay unos 21,3 millones de refugiados, de los cuales apenas 201.400 pudieron retornar en 2015 a sus países de origen, es decir, menos del 1%. La cifra incluye también a 40,8 millones de desplazados internos y 3,2 millones de solicitantes de asilo.

En perspectiva, la cantidad de personas que se han visto obligadas a abandonar sus hogares por la fuerza es tan grande como la población de Francia. "Si todas estas personas fueran un país, sería la vigesimoprimera nación entre las más grandes del mundo", grafica el informe.

"Si bien la tasa de crecimiento se ralentizó en comparación con las fuertes subas de los últimos dos años, el número actual de desplazados a nivel mundial es el más alto desde el inicio de la Segunda Guerra Mundial", afirmó a la nacion José Samaniego, representante del Acnur para el sur de América latina.

Entre las razones que explican estas migraciones forzadas, sobresalen los conflictos tribales, étnicos o religiosos. También se deben a situaciones de intolerancia, violaciones masivas de los derechos humanos, no respeto de las minorías y a la discriminación extrema.

"En los últimos cinco años hubo un alarmante incremento de casos debido a la guerra civil en Siria y al estallido de otros 15 conflictos en todo el mundo", comenta Samaniego. En efecto, más de la mitad de todos los refugiados provienen de tres países: Siria (4,9 millones), Afganistán (2,7 millones) y Somalia (1,1 millones). A fines de 2015 había cerca de cinco millones de refugiados sirios en todo el mundo. La gran mayoría se registraron en Turquía, que acogió la mayor población de desplazados en el mundo (2,54 millones de personas). Como país receptor, Turquía fue seguido por Paquistán (1,6 millones), el Líbano (1,1 millones), Irán (979.400), Etiopía (700.100) y Jordania (664.100).

Si bien la cara más visible de esta problemática son los refugiados que intentan cruzar a diario el mar Mediterráneo o que caminan miles de kilómetros para llegar a Europa, "nueve de cada diez desplazados se encuentran en países de ingresos bajos", dice Samaniego.

El costo de acoger refugiados no es el mismo para todos. En el caso del Congo, por ejemplo, el costo de permitir el ingreso de migrantes a sus fronteras es 100 veces mayor que en otros países de mayores ingresos, si se considera el número de refugiados sobre el PBI.

Durante 2015, Europa fue testigo de un aumento dramático en el número de migrantes que arriesgaron sus vidas al embarcarse en un peligroso viaje que los llevó a cruzar el Mediterráneo. En total, más de un millón de personas llegaron por mar en 2015, cuatro veces más que los casos registrados un año antes. Además, miles de personas murieron durante estos cruces, que constituyen una verdadera odisea.

"Los medios para contrarrestar esta tendencia no son de ninguna manera los que se están aplicando. Las restricciones sólo logran más muertes", afirma Lelio Mármora, director del Instituto de Políticas de Migraciones y Asilo (IPMA).

"Hay que actuar sobre las causas, implementar mecanismos de cooperación para el desarrollo económico e institucional de los países de origen de estas migraciones", comenta Mármora, que sostiene que la comunidad internacional no está atendiendo el problema en la dimensión en la que debería hacerlo.

2015 contó también con otro récord negativo: se registraron dos millones de nuevas solicitudes de asilo. De este modo, en diciembre había 3,2 millones de personas aguardando por una decisión sobre su solicitud de asilo, sobre todo en los países desarrollados.
Fuente: LA NACION

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores