Ir al contenido principal

Guerras y cristianos a medias

por José Mario Ruiz Navas

La afirmación científica que el hombre es animal racional y el rasgo programático de la identidad de los cristianos “mansos y humildes de corazón” (Mateo 11, 21) chocan con la irracionalidad y el egoísmo opresor que se encuentran en la urdimbre de las guerras internacionales y de los conflictos nacionales y caseros.


Pablo, en carta a los cristianos de Filipo, señala la base necesaria de la mansedumbre, compañera de la paz: ponerse en el lugar del otro (2, 5-8). Ponerse “en los zapatos del otro” exige reflexión, para descubrirnos a nosotros mismos y a los otros con derechos, limitados por los correspondientes deberes. Cuando la guerra termina, es posible descubrir que prevaleció la animalidad irreflexiva, que prevaleció la imposición del yo y la opresión al otro.

La historia aprendida en las aulas ha tenido como tema principal las guerras y a sus héroes:

1) Antes de Cristo: Las guerras púnicas con Aníbal, su héroe (264 hasta 146). Las guerras médicas entre griegos y persas (siglo V).

2) Después de Cristo las guerras no han cesado, también con la participación de cristianos; empeoradas por la ciencia y la técnica, que permiten matar a millones de no beligerantes: las llamadas “guerras de religión” (1550-1648); las guerras napoleónicas (siglo XVIII); genocidio de los judíos por el nazismo (1933-1945); genocidio de los hutus por los tutsis en Ruanda (1994); intentado exterminio de cristianos en Sudán del Sur (contemporáneo); intentado exterminio de cristianos en Irak (contemporáneo); encerramiento a palestinos en Gaza (contemporánea).

En resumen, en las guerras y por las guerras, en los últimos siglos, desde el año 1700, han perdido la vida al menos 100 millones de personas. Incontable número de ciudades grandes y pequeñas han sido destruidas o semidestruidas, monumentos, museos...

Después de la independencia, las guerras en países de América Latina han sido relativamente pequeñas. Entre Chile y Perú, entre Bolivia y Perú. Entre Paraguay y Brasil, Argentina, Uruguay (1865). Entre Perú y Ecuador. Destinar recursos relativamente grandes e hipotecar la mente ciudadana a la guerra retardaron el desarrollo integral. Todos ganamos evitando guerras y rupturas. Después de 21 siglos de Cristo, evangelizados a medias, descubriendo ya que oprimir es inhumano, se oculta en pretextos la opresión, para acaparar riquezas, para no compartir territorio, como en Tierra Santa. - Sin la Buena Nueva del amor de Dios –somos incapaces de unirnos en la diversidad– no vemos, no queremos ver, no podemos ver la parte de razón que tenía y tiene el otro.

- Quienes escogen la guerra implican a otros; ellos no arriesgan su vida. - Intereses económicos, sibilinamente ocultados, como los de fabricantes de armas: hay que fabricar guerras, para fabricar y vender armas.

Cristo compara la sociedad con masa de harina y su mensaje de amor fraterno con levadura. El reiterado menosprecio de lo que no entra en el libreto es más dañino que la guerra; dificulta que la levadura de Cristo vaya fermentando hacia la integración los diversos valores de la sociedad ecuatoriana (Mt. 13, 30).
Fuente:

Entradas populares de este blog

El aborto: ¿legal o ilegal?

En estos días ingresaron tres proyectos de ley al congreso que intentar reglamentar el procedimiento de abortos no punibles ya contemplados en la ley, específicamente en el artículo 86 del Código Penal, que señala:

“El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta no es punible: si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto”.

Otros, más audaces, presagian que esto es la antesala para la legalización de todo tipo de aborto. El motivo que se esgrime en esta nueva propuesta es que las mujeres pobres mueren cuando se hacen un aborto en condiciones precarias. Sin embargo, la legalización no necesariamente baja la tasa de mortalidad, menos si se considera la tasa…

Las misiones existen porque la adoración no existe

Octubre 27, 2012 Las misiones existen porque la adoración no existe: Un legado de Bethlehem, heredado y dejado en herencia John Piper, Texto: Tito 3:4–14    Tema: Misiones mundiales
Este es mi trigésimo y (dependiendo de cómo ustedes lo cuenten), es el último mensaje sobre misiones que daré como pastor de ustedes, exceptuando el hecho de que todos mis mensajes son sobre misiones, para los que tienen oídos para oír. Pero usted sabe a qué me refiero. Cada año, (menos uno), comenzando el 13 de noviembre de 1983, he predicado durante nuestro enfoque de otoño sobre las misiones globales. Y éste es mi último. ¡Qué gran privilegio ser parte del legado de Bethlehem de las misiones mundiales! Guiar a Bethlehem es guiar a una agencia misionera mundial. No solo a una iglesia. Sino a una iglesia que se ha convertido en una organización mundial de envío de misioneros. Este liderazgo en misiones globales fue una herencia que recibí y que no creé. Y es un legado que lego con gozo sobreabundante a Jaso…

Refugiados en la pampa gaucha

Cómo comenzar una nueva vida, el drama de los jóvenes sirios en la ArgentinaJwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25) llegaron hace algunos meses escapando del horror en Siria; sus mayores dificultades son conseguir trabajo y aprender el idioma Hace 6 años que la guerra en Siria destruye todo lo que encuentra a su paso.
Este conflicto ha generado más de 5 millones de refugiados y cerca de 500.000 muertos . La gran mayoría de sirios deciden trasladarse a países vecinos con la esperanza de regresar algún día, mientras que otros se embarcan en hazañas mucho más dramáticas. Jwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25), dos jóvenes profesionales sirios, decidieron dejar atrás el infierno para comenzar una nueva vida en la Argentina. Ambos son parte de los más de 200 sirios que llegaron mediante el Programa Siria, lanzado por la Dirección Nacional de Migraciones. Leer más...
Fuente: Carola Cinto LA NACION Viernes 03 de Febrero de 2017 • 00:37