miércoles, 1 de abril de 2009

¡POR FAVOR, NO LO DESPIERTE!

Romanos 1:16 Porque no me avergüenzo del evangelio, pues es el poder de Dios para la salvación de todo el que cree; del judío primeramente y también del griego.

El hombre de alrededor de 50 años testificaba en una reunión evangelística en la calle de su pueblo. "El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios." (1 Corintios 1:18)

Una niñita se encontraba al costado de una multitud, mientras su papá testificaba acerca de cómo Jesucristo había cambiado su vida y le había hecho una nueva criatura. Ante aquella audiencia él explicaba cómo el Señor lo había salvado y rescatado de su anterior estilo de vida como alcohólico.

Entre los presentes había un desvergonzado que no podía soportar más oír esas tonterías religiosas. Entonces comenzó a gritar: -¿Por qué no se calla y se sienta viejo loco? Usted está soñando.

Pronto este escéptico sintió un tirón en la manga de su saco. Miró hacia abajo y vio una pequeña niña. Ella lo miró directo a los ojos y le dijo: -Señor ese es mi papá. ¿Usted dice que mi papá es un soñador? Déjeme contarle acerca de él. Mi papá era un borracho y cuando regresaba a casa de noche le pegaba a mi madre. Ella lloraba durante toda la noche... y señor, no teníamos buena ropa porque mi papá gastaba todo el dinero en bebida. Yo ni siquiera tenía zapatos para ir a la escuela. Pero mire estos zapatos y mire este vestido. Ahora mi papa tiene un buen trabajo. Luego señalando al otro lado del camino, dijo: -¿Ve usted a esa señora sonriendo? Esa es mi mamá. Ella no llora más por las noches. Ahora canta.

Luego vino el golpe de gracia. La niña le dijo: -Jesús ha cambiado a mi papá. Jesús ha cambiado nuestro hogar. Mire, señor, si mi papá está soñando, por favor ¡no lo despierte!
Es obvio que para el hombre natural las cosas de Dios le resulte una locura, porque estas deben ser discernidas espiritualmente, es decir, en una dimensión que los pecadores no podrán entender hasta que tengan una experiencia con Dios. Pero por mas agnóstico que sea un hombre, no podrá negar que existen vidas cambiadas por el poder de Dios a través del Evangelio de Jesucristo, algo que ni la religión o la ciencia pueden hacer o explicar a cabalidad.

¡Cuán importante es un sincero testimonio de la gracia salvadora! ¡Porque no importa si lo crees o no, Cristo sigue en el "negocio" de salvar, sanar y libertar! Si ya lo conoces alábalo y testifica de Su grandeza y si no, hoy es el día de salud, hoy puede ser tu día de salvación.
Pastor Carlos Devetac

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores