lunes, 30 de marzo de 2009

Marginados

Llegó a mi correo, "Vivir en la Cuneta".

Vivir en esa cuneta, día tras día, es lo que se están viendo obligados a hacer los miembros de las comunidades Yakye Axa y Sawhoyamaxa de Paraguay.

Te preguntarás por qué precisamente esa cuneta y esa carretera. Porque no es una carretera cualquiera: es la que les separa de sus tierras ancestrales, de las que siguen expulsados a pesar de que la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en 2005 y en 2006, ordenó a las autoridades de Paraguay que les devolvieran las tierras.

Las condiciones de vida de estas dos comunidades son más que precarias, como es fácil adivinar, lo cual facilita la situación de continuas violaciones de derechos humanos que están soportando. Otra consecuencia ha sido el fallecimiento de hombres, mujeres y niños y niñas por beber agua contaminada, por falta de acceso a medicinas y por una alimentación deficiente, todas ellas situaciones evitables.

No deberían hacer falta más razones para exigir la devolución de las tierras a sus legítimos propietarios, pero se puede añadir la pérdida de identidad de losYakye Axa y Sawhoyamaxa así como que Paraguay reconoció la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de manera voluntaria en 1993, lo cual significa que todos los poderes del Estado tienen una obligación ineludible de cumplir con estas sentencias.

Por favor, ayúdanos a recordar al gobierno de Paraguay sus obligaciones con los derechos humanos y la legalidad internacional. Solo tienes que hacer clic aquí.

Muchas gracias por tu apoyo a estas dos comunidades. Un abrazo,

Eva Suárez-Llanos
Directora - Amnistía Internacional - Sección Española

Estimado lector: ¿Cuántas etnias conocés que han sido marginadas de sus tierras? Es imposible progresar sobre la injusticia. Dios nos ayude a enmendar los errores del pasado.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores