lunes, 3 de diciembre de 2007

Violencia Familiar

La violencia familiar es un flagelo que acompaña al hombre desde sus orígenes.
En todas las épocas y ambientes se ha manifestado.
Ahora, me resulta cada vez más preocupante la actitud social de pretender institucionalizar este mal, como si solo de ello dependiera la solución. No cabe duda que se pueden alcanzar algunas medidas positivas como para no seguir alimentando dicho flagelo, pero es necesario tratarlo desde su origen y ese, es el interior del ser humano mismo, su corazón, su mente. Allí se inicia y cuando sale, contamina a su área de influencia.
En el tratamiento de toda esta problemática el "convidado de piedra" o el "marginado" pareciera ser Dios, el Creador. ¿Hasta cuándo?
Con los aportes de los contribuyentes se pueden abrir muchas más oficinas e instituciones, con sus 0800 (línea gratuita), Internet y hasta la nanotecnología, pero como escribió el apóstol Pablo: "La ciencia envanece, la caridad edifica".
No desestimemos las leyes humanas, pero mucho menos la Palabra de Dios.
Isaías 55:6-7 "Busquen al Señor mientras puedan encontrarlo, llámenlo mientras está cerca. Que el malvado deje su camino, que el perverso deje sus ideas; vuélvanse al Señor, y él tendrá compasión de ustedes; vuélvanse a nuestro Dios, que es generoso para perdonar."

Se acerca, para el mundo cristiano la Navidad
¿Hallará Jesús, con todo lo que implica, lugar en nuestros corazones o lo seguiremos enviando al pesebre?
Alguien expresó que la unidad empieza por uno, entonces,
tu respuesta personal vale y mucho...
Que sean gratos tiempos de Navidad...

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores