miércoles, 23 de julio de 2014

Prosperidad económica

22 de julio de 2014 - 
Principio Nº 125

El ordenamiento

“El que sacrifica alabanza me honrará; y al que ordenare su camino, le mostraré la salvación de Dios”. Salmos 50.23

La llave del ordenamiento es clave para la utilización de nuestro tiempo y esfuerzo. Si querés ser bendecido por Dios, ordená tus pasos.



No te olvides que el desordenado, por lo general, está desorientado y, además, no logra concretar lo que se propone por falta de prioridades.

La mayoría de los que concretan un proyecto no desarrollan más de uno a la vez y, si tienen otros, esperan terminar con el que están desarrollando, para hacerlo.

La llave del ordenamiento te bendice, ya que Dios es un Dios de orden, aplícalo a todos los ámbitos de tu vida.

Como Pueblo de Dios, junto con las noches de celebración, necesitamos implementar también noches de ordenamiento, ya que por este se experimenta la salvación del Señor. 

Cuando querés ser verdaderamente productivo, necesitás ordenarte recordando que esto te convierte en alguien altamente eficiente.

El orden también te simplifica la vida y esto, sin duda, hará que puedas lograr más cosas y mejorar tu calidad de vida.

El orden siempre habla bien de vos y transmite un mensaje de que estás en control y no desbordado por ninguna situación.


  1. Ordená tu mente para saber con claridad lo que deseás lograr.
  2. Ordená tu casa y tu ámbito laboral para darle oxígeno a tu vida.
  3. Haz del orden un estilo de vida y podrás disfrutar mucho más.

Yo bendigo tu vida para que puedas ordenarte en todo y de esta manera experimentar en cada área la salvación de Dios.
Créditos:

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores