jueves, 17 de noviembre de 2011

Tomás, Candela, Sofía, y...

No cumplir con la ley en todas sus formas ya es más que una avivada en nuestro país. Se ha convertido en una cultura fuertemente arraigada que sólo conduce a la desorganización social.

Este artículo se escribió el 28 de setiembre de 1997, hace 14 años, algunas "perlitas" dicen:
  • "la Argentina es el país con el mayor número de muertos en accidentes del tránsito en el mundo."
  • "Pero el tema no se agota en el incumplimiento de normas viales, también se violan los códigos edilicios, se adulteran alimentos y medicamentos, se falsifican títulos profesionales, no se cumplen los horarios (la puntualidad en un sentido amplio es una norma que no sólo caracteriza a la vida civilizada, sino que mejora la eficiencia de la sociedad en general), se ensucian los espacios públicos y se pagan sobornos para no cumplir con determinadas normas."
  • "Existe en la Argentina una solidaridad con quien delinque. Estadios de fútbol repletos ovacionan a un director técnico violador de un menor. Un jugador de fútbol, adicto a las drogas, es colocado como la cara visible de una campaña contra el uso de drogas. "
No terminamos de "reponernos" del crimen de Candela (11 años) el 31 de Agosto de este año, que se superpone el de Tomás (9 años).

El profeta Ezequiel relata: "Nuestras rebeliones y nuestros pecados están sobre nosotros, y a causa de ellos somos consumidos; ¿cómo, pues, viviremos?" Ez 33:10
¿Cómo, pues, viviremos? ¡Qué pregunta! Creo que muchos nos la hacemos cotidianamente, más cuando pensamos en nuestros hijos, nietos, amiguitos, la sociedad en general...
El pecado social según Mahatma Ghandi proviene de: Política sin principios, economía sin moral, bienestar sin trabajo, educación sin carácter, ciencia sin humanidad, goce sin conciencia y culto sin sacrificio.

La globalización..., dice un amigo, tal vez, pero lo cierto es que esto va de mal en peor y sin pretender haber descubierto la pólvora, como el profeta digo:
¡Vuelvan a Dios! Dejen ya sus malos caminos, basta de querer vivir de espaldas a Él. Tan simple como respetar: No matarás o, no codiciarás (nada).

Algunos, se jactan de ser muy modernos, independientes, inteligentes, pero cada vez estamos lamentando víctimas más jóvenes...
¿Hasta cuándo?

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores