miércoles, 9 de febrero de 2011

Soy sólo un actor

Anthony Hopkins.
Todos tenemos momentos en nuestras vidas en las que infligimos la crueldad, la violencia, el horror, la miseria. También tenemos posibilidad de expresar bondad y amabilidad. A medida que voy envejeciendo, pienso cada vez más que es importante ser amable y no tomarse a uno mismo demasiado en serio.

La falta de certeza es importante para Hopkins, quien se muestra contrariado con quienes se burlan de las creencias de otros. "Los cínicos del mundo y los grandes ateos dicen que el debate se terminó. ¿Quién dice que se terminó? -plantea- ¡Qué arrogancia! Todos esos cínicos saben todo. ¡No saben nada! Hay que darse cuenta de que uno no sabe nada y detener todas las peleas y el odio. El mundo ya es lo bastante oscuro como para agregar un poco más de oscuridad."

Interesante reflexión que demuestra, en parte, la personalidad de este famoso. Necesitamos más personas reflexivas...
Señor, bendice a estos hombres.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores