sábado, 30 de octubre de 2010

Moral sensible o cauterizada.

¿Cuánta sensibilidad ha perdido la sociedad argentina en estos años para que hasta la muerte resulte impotente ante la marea del odio y el rencor? ¿Qué vientos se sembraron para recoger estas tempestades?
Joaquín M. Solá.


Entre las cosas que aborrece Dios, según el libro de Proverbios 6:19, figura el que siembra discordia entre los hermanos. Triste es ver el resultado de muchas familias fraccionadas e irreconciliables muchas veces por la discordia sembrada entre sus miembros, también podemos llamarlos hermanos ¿porque no?
La cosa es que el ejemplo por lo general viene de arriba y no desde abajo, así el Señor lo grafica cuando expresa: Nadie enciende una lámpara para esconderla o para ponerla debajo de un cajón. Todo lo contrario: se pone en un lugar alto, para que alumbre a todos los que entran en la casa.
Los acontecimientos políticos de nuestro país reflejan el estado de situación de nuestra sociedad, agresiva en extremo y violenta. Nadie escapa de esta escalada, victima o victimario. ¿Hasta cuando nos resignaremos a vivir de esta manera?
No nos acostumbremos ¡por favor!

No es solo culpa de quien estuvo antes, se llame como se haya llamado, sino también de quienes nos conformemos a un sistema donde la vida se vea cada día más desvalorizada. Donde la humanidad se devalúe a diario a manos del odio y del rencor. Todos, tenemos nuestra cuota de responsabilidad, no es cosa de algunos, por ello no escribo yo, nombres. Si bien el periodista se refiere a un hecho actual, esto ya viene de antes.

Jesús les dijo:
«El que siembra la buena semilla de trigo soy yo, el Hijo del hombre. El terreno es el mundo, y las buenas semillas de trigo son todos los que obedecen las leyes del reino de Dios. Las semillas de cizaña son los que obedecen al diablo, que fue quien las sembró en el mundo. El tiempo de la cosecha es el juicio final, y los trabajadores que recogen la cosecha son los ángeles. Así como se arranca la mala hierba y se quema, así sucederá cuando Dios juzgue a todos. Yo, el Hijo del hombre, enviaré a mis ángeles para que saquen de mi reino a todos los que hacen lo malo y obligan a otros a hacerlo. Los ángeles echarán a esas personas en el *infierno, y allí tendrán tanto miedo que llorarán y rechinarán los dientes. Pero los que obedecen a Dios brillarán como el sol en su reino. ¡Ustedes, si en verdad tienen oídos, presten atención!
Lucas 13:37-43

Es tiempo de cambiar para que vivamos en paz, es tiempo de volver a la fuente de vida, Dios, y el camino a Él es Jesucristo. Solamente Él siembra la buena semilla.

Dios amó tanto a la gente de este mundo, que me entregó a mí, que soy su único Hijo, para que todo el que crea en mí no muera, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no me envió al mundo para condenar a la gente, sino para salvar a todos.
Juan 3:16-17
¡Dios te bendiga en este día!
Créditos:
Imagen: ralphco.blogspot.com

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores