Ir al contenido principal

La clave para la unidad matrimonial

Recuerdo vívidamente una tibia mañana de octubre. Finalizó mi guardia. Era sábado, único día en el que me retiraba temprano. Las guardias de tocoginecología son especialmente movidas. Los minutos escasos, si los hay para descansar.
Salí cerca de las diez. Llegué a casa, estacioné el auto, bajé los bolsos, ordené algunas cosas y; de repente, la casa vacía y su silencio me abrumaron con una extraña sensación. Desee no estar allí.

Preparé el mate como si nada pasara, tomé mi Biblia y me puse a orar. En mi conversación con el Señor comencé a lamentarme del poco tiempo que pasábamos juntos como pareja. Somos una mezcla llamativa, la conjunción de dos de las vocaciones más demandantes en cuanto a tiempo y entrega: pastor y médica. Y justo en esos días, mi esposo estaba en un viaje misionero, a 800 kilómetros de casa.
Añoraba los tiempos idos en que orábamos tomados de la mano y charlábamos por largas horas.
En mi mente, mi esposo aparecía continuamente rodeado de gente y de compromisos, aunque en realidad yo era la que estaba más tiempo fuera de casa por mi carrera. Tampoco veía el sacrificio que hacía en la crianza de David, nuestro hijo; en el mantenimiento de muchas tareas de la casa, en el respeto que mostraba hacia mi búsqueda de excelencia en lo profesional. Un hombre maravilloso que mostró su generosidad cada día de los que habíamos vivido juntos. Sin embargo, eso no lo podía “ver”. Mi visión parcializada y focalizada en mí desvirtuaba el cuadro completo. Las demandas profesionales me resultaban extenuantes; casi no quedaba lugar para otra cosa que no fueran partos, consultorios, cirugías o urgencias.
Sin darme cuenta, en mi alejamiento del hogar y mi cansancio crónico, poco a poco empecé a “detectar” cosas negativas en la vida de mi esposo. Sentía que competía con su ministerio, que no tenía tiempo para nosotros. Me veía a mí misma como la perfecta víctima. Esa mañana le presenté el “paquete” al Señor.
Nunca olvidaré lo que pasó. Fue una de esas experiencias que marcan a fuego.
A poco de haber iniciado el proceso de sinceramiento con Dios, y cuando todavía no había dicho todo lo malo que “veía”, el Espíritu Santo de una manera contundente y sumamente clara me ordenó silencio, lo cual hice de inmediato, y luego agregó que debía convertirme en la intercesora personal de mi marido. Lo que menos imaginaba era esa respuesta. El impacto en mi espíritu fue tremendo. No pude terminar mi sonata, encima tenía más trabajo que hacer. No entendí, pero sabía quién lo había ordenado. Calladamente me levanté de mis rodillas. Me sentí avergonzada por mi egoísmo. Me quedé pensando en lo que significaría ser intercesora de mi esposo. Interpreté que debía orar insistentemente por él; que mi “ocupación” sería presentar ante el trono de la gracia su vida, su ministerio, sus sueños, sus metas. Cubrirlo, sostenerlo, ayudarlo con la intercesión, convencida que Dios actuaría.
Esa mañana el Espíritu revolucionó mi matrimonio.
Orar cada día, y a cada rato, me llevó por un camino nuevo de descubrimiento. ¡Es que había infinitas maneras de bendecirlo! Cuanto más oraba, más unida me sentía a él. La oración no sólo transforma, nos transforma. Experimenté lo que había leído y escuchado varias veces: “cuanto más cerca están el hombre y la mujer de Dios, más cerca están el uno del otro”.
La oración intercesora por mi esposo me llevó a una dimensión de fe en la que se desató más ternura, comprensión y amor hacia su vida. Considero un verdadero privilegio el orar por su vida. Siento que participo de todo cuanto hace. Por supuesto que no es lo único que hago por él, pero el quid, el secreto real, la clave, Dios me la dio allí.

Entradas populares de este blog

El aborto: ¿legal o ilegal?

En estos días ingresaron tres proyectos de ley al congreso que intentar reglamentar el procedimiento de abortos no punibles ya contemplados en la ley, específicamente en el artículo 86 del Código Penal, que señala:

“El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta no es punible: si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto”.

Otros, más audaces, presagian que esto es la antesala para la legalización de todo tipo de aborto. El motivo que se esgrime en esta nueva propuesta es que las mujeres pobres mueren cuando se hacen un aborto en condiciones precarias. Sin embargo, la legalización no necesariamente baja la tasa de mortalidad, menos si se considera la tasa…

Las misiones existen porque la adoración no existe

Octubre 27, 2012 Las misiones existen porque la adoración no existe: Un legado de Bethlehem, heredado y dejado en herencia John Piper, Texto: Tito 3:4–14    Tema: Misiones mundiales
Este es mi trigésimo y (dependiendo de cómo ustedes lo cuenten), es el último mensaje sobre misiones que daré como pastor de ustedes, exceptuando el hecho de que todos mis mensajes son sobre misiones, para los que tienen oídos para oír. Pero usted sabe a qué me refiero. Cada año, (menos uno), comenzando el 13 de noviembre de 1983, he predicado durante nuestro enfoque de otoño sobre las misiones globales. Y éste es mi último. ¡Qué gran privilegio ser parte del legado de Bethlehem de las misiones mundiales! Guiar a Bethlehem es guiar a una agencia misionera mundial. No solo a una iglesia. Sino a una iglesia que se ha convertido en una organización mundial de envío de misioneros. Este liderazgo en misiones globales fue una herencia que recibí y que no creé. Y es un legado que lego con gozo sobreabundante a Jaso…

Refugiados en la pampa gaucha

Cómo comenzar una nueva vida, el drama de los jóvenes sirios en la ArgentinaJwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25) llegaron hace algunos meses escapando del horror en Siria; sus mayores dificultades son conseguir trabajo y aprender el idioma Hace 6 años que la guerra en Siria destruye todo lo que encuentra a su paso.
Este conflicto ha generado más de 5 millones de refugiados y cerca de 500.000 muertos . La gran mayoría de sirios deciden trasladarse a países vecinos con la esperanza de regresar algún día, mientras que otros se embarcan en hazañas mucho más dramáticas. Jwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25), dos jóvenes profesionales sirios, decidieron dejar atrás el infierno para comenzar una nueva vida en la Argentina. Ambos son parte de los más de 200 sirios que llegaron mediante el Programa Siria, lanzado por la Dirección Nacional de Migraciones. Leer más...
Fuente: Carola Cinto LA NACION Viernes 03 de Febrero de 2017 • 00:37