miércoles, 6 de enero de 2010

Pasión

Pasionaria o Passiflora caerulea.

Preciosa es poco.
Cuando era niño la veía colgando en los alambrados tumbados que de alguna manera cercaban los terrenos baldíos del vecindario, allá en el gran Buenos Aires.
Luego la perdí de vista hasta que muchos años después se me presentó otra vez en la casa de una familia amiga, villamercedina, y también estaba recostada plácidamente entre el alambrado que separaba la vivienda del vecino y una pared sin revocar, lo rústico resaltaba su hermosura. Casi les pido un gajito pero... me quedé con las ganas. Luego supe que se había terminado.
Lástima, no la he vuelto a ver.

Dios es un gran artista, esta flor, una hermosa obra de arte, lo demuestra.

Los que estudian las hierbas para uso medicinal dicen que tiene propiedades analgésicas, ansiolíticas y espasmolíticas.

Jesús decía que si Dios viste así a la hierba, que hoy está en el campo y mañana desaparece, ¡cuánto más habría de hacerlo con nosotros, sus seguidores...!
Pongamos la atención en el reino de Dios, y recibiremos también las demás cosas.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores