lunes, 14 de diciembre de 2009

El reduccionismo, un antiguo depredador.

La foto:
BELÉN. Un carpintero palestino talla la cara de Jesucristo en un taller artesanal cercano a la Iglesia de la Natividad. (EFE) Pub. por Clarin.com 11/12/09.


...o también, alguien planta cedros y la lluvia los hace crecer; después tendrá cedros para cortar.

O si prefiere cipreses o robles, los cuida en el bosque hasta que están bien gruesos. Luego la gente los usa para hacer fuego; se llevan unos pedazos para calentarse con ellos; se llevan otros para cocer pan; y otros pedazos los usan para hacer la estatua de un dios, y se inclinan ante ella para adorarla.

O también: la mitad de la madera la pone uno a arder en el fuego, asa carne, se come el asado y queda satisfecho. También se calienta con ella, y dice: “¡Qué bien se está junto al fuego; ya estoy entrando en calor!” Y de la madera sobrante hace la estatua de un dios, se inclina ante ella para adorarla, y suplicante le dice: “¡Sálvame, porque tú eres mi dios!”

Esa gente no sabe, no entiende; tienen los ojos tan ciegos que no pueden ver, y el entendimiento tan cerrado que no pueden comprender. No se ponen a pensar, les falta entendimiento para comprender y decir: “La mitad de la madera la puse a arder y en las brasas cocí pan, asé carne y me la comí; del resto hice esta cosa detestable, ¡y lo que estoy adorando es un pedazo de palo!”

Verdaderamente, es como comer ceniza. Es dejarse engañar por ideas falsas. Esas personas no podrán salvarse. No serán capaces de entender que lo que tienen en sus manos es pura mentira.
Is 44:14-20

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores