lunes, 2 de noviembre de 2009

Vivimos en una sociedad hipersexualizada.




Para muestra basta un


pero en este caso traigo dos...

"Perdóname, papá, por favor. Perdóname, perdóname"
, a lo que el hombre respondió: "Sí, hija, te perdono". Ambos rompieron en llanto al término del juicio, realizado en el edificio Tribunales II, de esta capital provincial.
El hombre había llegado a juicio acusado de violar a su hija mayor. Recuperó su libertad y regresó al hogar, luego de haber estado 20 meses preso en la Cárcel de Bouwer.

Vivimos una sociedad hiper-sexualizada, entre otras malezas...

La falta de un proyecto político a largo plazo y una visión entorpecida por el descrédito al que fueron empujadas las instituciones, nos han arrastrado a una situación difícil de salir. Quizás el afán consumista al que se nos ha empujado por años para reactivar el comercio y la industria, más el desconocimiento de las normas éticas que ayudan a vivir la moral cristiana nos ha desviado a este caos del que sin Dios no podremos salir.

La tierra no tenía entonces ninguna forma; todo era un mar profundo cubierto de oscuridad, y el espíritu de Dios se movía sobre el agua. Así está escrito en (Gn 1:2) la Biblia, Dios Habla Hoy.

Hoy también nuestra tierra está cubierta de mucha oscuridad y el Espíritu de Dios se mueve sobre todo ello. Dios está por encima de la oscuridad.

Hay personas que piden la pena de muerte como una medida ejemplificadora ¿Se imagina si al papá de esta jovencita lo hubiesen ejecutado creyendo hacer lo que era justo?

Por otro lado, en una escuela se produce otro hecho detestable. Evidentemente los alumnos de esa escuela, y de muchas más, tienen en la pornografía su hábitat, su playroom. Una conciencia morbosa que no sabe pensar en otra cosa más que satisfacer su ego.

Pero, ¿qué más se le ofrece a la juventud argentina hoy en día? Si la juventud está perdiéndose, como sostienen algunos, es porque los adultos no hemos hecho mucho por contenerla, tal vez por no ser represores, por el laisez faire, laisez pasee (Dejar hacer, dejar pasar).


¿Qué esperaremos? ¿A que no quede nada y creer, si permanecemos que somos los únicos con razón?

Sobre la oscuridad más densa que podamos estar viviendo, está la presencia de Dios. No lo olvidemos. No desesperemos. Pero... ¡Pongámonos en marcha!

Corrige a tu hijo mientras aún pueda ser corregido, pero no vayas a matarlo a causa del castigo. Así está escrito en Proverbios 19:18.

Ese "aún", debería hacernos reflexionar si aún tenemos tiempo o si ya está fuera de nuestro alcance. Puede pasarnos, debemos ser conscientes de nuestras posibilidades y recordar que para Dios no hay nada imposible. El profeta Malaquías expresa: El hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres..., acérquese a Dios, vivamos conforme a su palabra y muchos se salvarán.

...anímense unos a otros cada día, mientras dura ese “hoy” de que habla la Escritura, para que ninguno de ustedes sea engañado por el pecado y su corazón se vuelva rebelde... “Si hoy escuchan ustedes lo que Dios dice, no endurezcan su corazón como aquellos que se rebelaron.”

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores