lunes, 9 de noviembre de 2009

Aprenderemos de la historia alguna vez...

¿Por qué será?

Hoy se celebra los 20 años de la caída del muro de Berlín.

Entre tanto un informe de la BBC registra otros 14 muros en el mundo.

¿Cómo...? ¿Por qué?

Mientras algunos se plantean quien se hará cargo de los "huérfanos del muro" de Berlín, no se observa que en otros países del mundo se está repitiendo la misma historia, o viéndolo desde el otro lado, estos países no aprenden de la experiencia alemana e insisten en viejas e inútiles prácticas tales como "Divide y reinarás".


Jesús, el Cristo, dijo: El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir... Maquiavelo escribiría: "el único medio seguro de dominar a una ciudad acostumbrada a vivir libre es destruirla". Creo que no es casualidad que la zona con mayor cantidad de muros en el mapa de la BBC tiene una gran coincidencia con el mapa en que la Iglesia cristiana sufre mayor persecución.

Algunos dirán “si, pero la iglesia cristiana y los cruzados y...” Es cierto, que se han cometido errores y horrores pero convengamos que se han asumido, la situación ha cambiado y seguirá cambiando en la medida en que sigamos las enseñanzas de Jesús, el Hijo de Dios porque solo Él fue quien se entregó por mí, por usted y por la humanidad.

El fundador de la Iglesia cristiana termina la frase diciendo ...pero yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Dura cosa es resistir a Dios y pretender salir ganancioso. No es que Dios sea malo, por el contrario, nos ama, nos advierte y nos anima. Nos provee de un camino excelente y promete que sin muros será habitada su patria (Zac 2:4).

¿Por qué será que tanta gente sigue empeñada en darle la espalda a la sabiduría que clama en las calles, en las plazas, en los principales lugares de reunión, en las puertas de las ciudades, mientras cada uno se apresura hacia el mal, a derramar sangre inocente? Pr 1:16-21

Veinte años, al ritmo que vivimos es más de una generación, es un plazo en el que nacen y mueren muchísimas personas. No hay tiempo para perder en discusiones egoístas, con la mirada en lo de uno, sin contemplar lo que sucede alrededor nuestro. La globalización nos facilita el observar lo que les sucede a los vecinos y capitalizar a favor las experiencias ajenas.

Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados. Ro 8:28

Que estos veinte años no pasen en vano.

Cristo es nuestra paz. Él hizo de judíos y de no judíos un solo pueblo, destruyó el muro que los separaba y anuló en su propio cuerpo la enemistad que existía. Ef 2:14

Que todos los muros que hemos ayudado a levantar sean desconstruidos y usemos esos mismos bloques para construir sendas de justicia y reconciliación. Amén.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores