Ir al contenido principal

Discriminación, permisividad, inmoralidad, ¿Quo Vadis?

Queridas autoridades todas: ahora que acaba de celebrarse el "Día del orgullo gay", los evangélicos anunciamos que queremos ser discriminados como los gays. Sí, queremos sufrir la misma discriminación. Ni más, ni menos (*). Será, ¡por fin!, nuestro día del orgullo guay.
Queremos que cuando hagamos el día del Orgullo Evangélico (o similar) nos den las calles y plazas principales, sin que importe que se corte el tráfico o que hagamos ruido con música, palmas, megáfonos y alegría desbordante. ¡Y sin límite de horarios! ¡Ah, y que nos acompañen políticos famosos, que se hagan fotos con una Biblia en la mano, porque eso es “guay”!

Tampoco nos importaría que en cada serie de televisión (especialmente la televisión pública) apareciese una familia protestante modélica, solidaria, generosa, comprensiva, encantadora, y progre… sin renunciar a ninguno de los principios de la fe protestante y reivindicativa de nuestro derecho a ser aceptados, hasta a convencer a otros de lo que pensamos. Todo eso también es guay.

Hablando de ser aceptados, tampoco nos molestaría que si alguien opina de forma crítica a nuestra orientación religiosa sea considerado “religiófobo”, políticamente incorrecto y hasta mal visto por su intransigencia.

Finalmente nos parecería muy bien que se enseñe en las escuelas a todos los alumnos que es absolutamente normal tener una orientación religiosa, incluso bueno; que hay que respetarlo y entender que el ser humano ha sido hecho así, con esa posibilidad de creer en Dios. Y que se anime a los jóvenes de fe evangélica a salir del armario de la increencia forzada.

También debería considerarse religiofobia cuando en cualquier clase nuestros adolescentes y jóvenes evangélicos sufran la burla, la ironía cruel de sus compañeros por sus creencias. Por ejemplo, si se les ocurre defender la castidad prematrimonial (como ha hecho Kaká, que parece que hay que ser jugador del Milan -ahora ya del Real madrid- y ganar la Copa de Europa para que te respeten un poco tus ideas, algo que no está al alcance de todos). Al fin y al cabo, esa burla hiere su identidad, sus sentimientos y su autoestima, causándoles heridas.

En fin podríamos seguir… pero es mejor dejarlo. No queremos continuar.

Nos bastaría, ahora totalmente en serio, con ser iguales a cualquier ciudadano, y que ningún ciudadano tenga más derechos que otros (ni menos).

En el pasado, sufrimos la enorme injusticia y agravio comparativo por parte de una sociedad inmersa en un catolicismo monolítico que nos impuso su autoritarismo.

Ahora empezamos a tener el sentimiento de que ese mismo agravio comenzamos a vivirlo de manos de un laicismo antirreligioso, fundamentalista y militante, que ha hecho del tema gay (cuestión que en lo personal merece y tiene todo nuestro respeto) su bandera; de forma que se impone una lectura moral de las leyes y de la sociedad en la que todos somos iguales, pero algunos son bastante más iguales que otros.

La diferencia, y es de agradecer, es que ahora podemos al menos expresarnos públicamente. Y reconocemos que también es guay.

Entradas populares de este blog

El aborto: ¿legal o ilegal?

En estos días ingresaron tres proyectos de ley al congreso que intentar reglamentar el procedimiento de abortos no punibles ya contemplados en la ley, específicamente en el artículo 86 del Código Penal, que señala:

“El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta no es punible: si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto”.

Otros, más audaces, presagian que esto es la antesala para la legalización de todo tipo de aborto. El motivo que se esgrime en esta nueva propuesta es que las mujeres pobres mueren cuando se hacen un aborto en condiciones precarias. Sin embargo, la legalización no necesariamente baja la tasa de mortalidad, menos si se considera la tasa…

Las misiones existen porque la adoración no existe

Octubre 27, 2012 Las misiones existen porque la adoración no existe: Un legado de Bethlehem, heredado y dejado en herencia John Piper, Texto: Tito 3:4–14    Tema: Misiones mundiales
Este es mi trigésimo y (dependiendo de cómo ustedes lo cuenten), es el último mensaje sobre misiones que daré como pastor de ustedes, exceptuando el hecho de que todos mis mensajes son sobre misiones, para los que tienen oídos para oír. Pero usted sabe a qué me refiero. Cada año, (menos uno), comenzando el 13 de noviembre de 1983, he predicado durante nuestro enfoque de otoño sobre las misiones globales. Y éste es mi último. ¡Qué gran privilegio ser parte del legado de Bethlehem de las misiones mundiales! Guiar a Bethlehem es guiar a una agencia misionera mundial. No solo a una iglesia. Sino a una iglesia que se ha convertido en una organización mundial de envío de misioneros. Este liderazgo en misiones globales fue una herencia que recibí y que no creé. Y es un legado que lego con gozo sobreabundante a Jaso…

Refugiados en la pampa gaucha

Cómo comenzar una nueva vida, el drama de los jóvenes sirios en la ArgentinaJwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25) llegaron hace algunos meses escapando del horror en Siria; sus mayores dificultades son conseguir trabajo y aprender el idioma Hace 6 años que la guerra en Siria destruye todo lo que encuentra a su paso.
Este conflicto ha generado más de 5 millones de refugiados y cerca de 500.000 muertos . La gran mayoría de sirios deciden trasladarse a países vecinos con la esperanza de regresar algún día, mientras que otros se embarcan en hazañas mucho más dramáticas. Jwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25), dos jóvenes profesionales sirios, decidieron dejar atrás el infierno para comenzar una nueva vida en la Argentina. Ambos son parte de los más de 200 sirios que llegaron mediante el Programa Siria, lanzado por la Dirección Nacional de Migraciones. Leer más...
Fuente: Carola Cinto LA NACION Viernes 03 de Febrero de 2017 • 00:37