martes, 2 de junio de 2009

Dios sigue entregando.

Entre el 28 y el 30 de Mayo el pueblo de Israel celebra Shavuot, fiesta que recuerda el momento en que Dios hizo entrega de las tablas de la ley a Moisés, algunos la vinculan al juramento que el pueblo hizo al recibirla (Ex 24:8) "Haremos todas las cosas que Jehová ha dicho, y obedeceremos". (RV60)

Lev 23:15-16 "A partir del día siguiente al sábado, es decir, a partir del día en que traigan la gavilla de la ofrenda mecida, contarán siete semanas completas.
En otras palabras, contarán cincuenta días incluyendo la mañana siguiente al séptimo sábado;
entonces presentarán al Señor una ofrenda de grano nuevo" (NVI).

Dios sigue entregando.
En La Falda, Córdoba, en esos mismos días nos fueron entregadas hermosas palabras de revitalización, renovación, sanidad y confirmación a través de los distintos expositores en el 18 Retiro de Pastores Bautistas. El Espíritu Santo se movió dulcemente entre todos los asistentes, pastores, líderes, seminaristas, encargados de obra, abrazó y confortó, a cada uno. Al emprender el regreso a nuestra ciudad el día 31, el Señor me llevó a recordar:

Sal 23 "El Señor es mi pastor; nada me falta.
En verdes praderas me hace descansar, a las aguas tranquilas me conduce, me da nuevas fuerzas y me lleva por caminos rectos, haciendo honor a su nombre.
Aunque pase por el más oscuro de los valles, no temeré peligro alguno, porque tú, Señor, estás
conmigo; tu vara y tu bastón me inspiran confianza.
Me has preparado un banquete ante los ojos de mis enemigos; has vertido perfume en mi cabeza, y has llenado mi copa a rebosar.
Tu bondad y tu amor me acompañan a lo largo de mis días, y en tu casa, oh Señor, por siempre viviré." (DHH)

Los que viajamos juntos no vivimos una explosión, sino una manifestación gradual, un in crescendo, un proceso salutífero, así como el río que relata el profeta Ezequiel, que renovó nuestro ser tal como lo hubiera hecho probablemente aquel Pentecostés. Habrá fruto.

Medito entonces, Shavuot es la entrega de la Torah, Pentecostés la entrega del Espíritu prometido, el Retiro en la misma fecha y con gran significancia, ¿Casualidad o causalidad de Dios?
Lo cierto es que Dios sigue entregando a su Pueblo lo que necesita cuando se re-une bajo su cobertura.

Gracias al Señor, toda la gloria y honra sean a Él.
Gracias a la Mesa Directiva de la Asociación de Pastores.
Gracias a los hermanos que compartieron sus aflicciones y sus victorias en Él.

Dios nos bendijo una vez más, ¡Aleluya!

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores