viernes, 19 de junio de 2009

Animarse con Dios es lo mejor

La próxima vez que sintamos que Dios no puede utilizarnos, tan sólo recordemos que…
  • Noé fue un borracho.
  • Abraham era demasiado viejo.
  • Isaac era un soñador.
  • Jacob era un mentiroso.
  • Lea era fea.
  • José fue abusado.
  • Moisés tenía problemas al hablar.
  • Gedeón tenía miedo.
  • Sansón tenía el cabello largo y era un mujeriego.
  • Rahab era una prostituta.
  • Jeremías y Timoteo eran demasiado jóvenes.
  • David tuvo una relación ilícita y fue un asesino.
  • Elías tuvo pensamientos suicidas.
  • Isaías predicó desnudo.
  • Jonás huyó de Dios.
  • Noemí era una viuda.
  • Job estuvo quebrado.
  • Juan el Bautista comía langostas.
  • Pedro negó a Jesús.
  • Los discípulos se durmieron mientras oraban.
  • Marta se preocupaba sobre todo.
  • A María Magdalena le expulsaron siete demonios.
  • La mujer samaritana se había divorciado más de una vez.
  • Zaqueo era demasiado pequeño.
  • Pablo era demasiado religioso.
  • Timoteo tenía una úlcera…
  • ¡Lázaro estuvo muerto!
Y Dios no ha terminado con nosotros todavía. Somos un vaso que Él puede y quiere usar, si nos hacemos disponibles tal y como cada uno de los personajes arriba estuvieron dispuestos a estarlo.

Ya no los llamo siervos, porque el siervo no está al tanto de lo que hace su amo; los he llamado amigos, porque todo lo que a mi Padre le oí decir se lo he dado a conocer a ustedes. Juan 15:15

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores