Ir al contenido principal

Quien perdió a la juventud perdida

¿Quién perdió a la juventud perdida? por Beatriz Sarlo

Desde San Andrés de Giles, una maestra envió el siguiente mensaje: "Quería contarle que me encantaría que escriba algo para aquellos que piensan que la juventud está perdida. Mis alumnos de noveno año están realizando un trabajo espectacular debido a que nuestro pueblo festeja su bicentenario. Eligieron personajes destacados por algún motivo en Giles, y les están haciendo entrevistas para luego publicarlas en el periódico local. Desde el plomero más conocido, la maestra jardinera más recordada, el cura párroco, el pediatra, el peluquero de sus abuelos, etc. Además, les comenté que, con mucho esfuerzo, estas vacaciones de invierno lograré viajar para conocer Salta, la linda.

Desde ese día están juntando, tanto los chicos de la ESB número 1 y del Colegio Nuestra Señora de Luján, lápices de colores, cartucheras, sacapuntas y hermosos mensajes escritos, para que se los lleve a los chicos de Salta. Esto me emociona, me conmueve, sobre todo porque después dicen que nuestra juventud está perdida."

La frase "la juventud está perdida " es reaccionaria y la pronuncian quienes se niegan a aceptar cambios culturales, sienten miedo ante cualquier diferencia y consideran que su propia juventud es un modelo universal y eterno que las sucesivas generaciones deben aceptar como definitivo. El temor a la innovación acompaña, como una sombra, la rigidez del envejecimiento.

Sin embargo, la frase "la juventud está perdida" puede tener otro significado bastante más amenazador porque es más real que los temores de quienes no pueden concebir que el presente sea diferente del pasado. Allí están decenas de miles de chicos para quienes la preparación para la vida ha consistido en abandono, hambre, golpes, prostitución, mendicidad, delito, droga, explotación, enfermedad, ignorancia, humillación y sospecha.

Al lado del mensaje de la maestra pongo los recortes de los diarios, donde se dice que hay 20.000 menores encerrados en institutos, una mezcla enloquecida, cruel e irresponsable de chicos abandonados y chicos en situación judicial penal. Si alguien piensa que la mayoría de esos 20.000 chicos corre el riesgo de convertirse en "jóvenes perdidos " estará cerca de hacer un vaticinio seguro. Por supuesto, 20.000 chicos no representan sino una parte menor de toda la juventud y la infancia argentina; en consecuencia, los futuros "jóvenes perdidos" serán sólo un porcentaje del total de niños y adolescentes, al que habría que agregar muchos miles que no están en cárceles o asilos pero que correrán más o menos el mismo destino.

Han pasado años en esa situación y, salvo que posean excepcionales reservas de tenacidad, astucia e inteligencia, están perdidos, como muchos de sus hermanos que ya no son niños ni adolescentes sino jóvenes desocupados o delincuentes o presos, es decir gente para la cual un tercio de su vida ya ha transcurrido de la peor manera y, por eso mismo, lo más probable es que el resto siga más o menos igual. A esos miles se les puede llamar sin exageración "una juventud perdida". Antes ya habían perdido la niñez y la adolescencia, o sea que en lo que llevan vivido sólo perdieron.

Nadie puede pretender que, de la noche a la mañana, porque sí, se transformen en ciudadanos y trabajadores modelo. Lo que tienen ante sus ojos es cualquiera de los caminos contrarios a este ideal difícil incluso para quienes no perdieron. Y sólo un acto de hipocresía puede convencernos de que ésos, que fueron chicos pobres en los años noventa, una tarde mientras esperaban la hipotética cena se pusieron a discutir qué querían ser cuando "fueran grandes". O algunos lo discutieron, como ese chico que, cuando cumplió 18 años, salió a robar, con el proyecto de que lo encerraran en la misma cárcel donde estaba preso su padre.

La maestra que escribió la carta citada al principio forma parte de los que creen que algo puede hacerse todavía. Y tiene razón: hacia el futuro algo puede hacerse con los que están en las escuelas y no han visto pasar años de su vida en internados o en el abandono de las calles, los que todavía no se volaron la cabeza con paco y, por supuesto, los que todavía no recibieron un tiro. Pero con los otros, con las decenas de miles, probablemente todo llegue tarde.

Sería ingenuo preguntarse por qué para ellos es tarde: sólo el voluntarismo extremo convierte a un chico que pasó a los diez años de la calle a un instituto de menores en un futuro asalariado de un mercado de trabajo que, por lo demás, puede elegir entre candidatos más aptos y seguros. Como los viejos que viven sus últimos diez años en la miseria, están perdidos y no tienen recuperación salvo que crean en el paraíso. Por eso, los escolares de San Andrés de Giles que están juntando cosas para los chicos salteños relativamente han tenido suerte. Lo que su maestra nos cuenta es que pudieron navegar la tempestad en la que otros, decenas de miles, quedaron como náufragos.

Entradas populares de este blog

El aborto: ¿legal o ilegal?

En estos días ingresaron tres proyectos de ley al congreso que intentar reglamentar el procedimiento de abortos no punibles ya contemplados en la ley, específicamente en el artículo 86 del Código Penal, que señala:

“El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta no es punible: si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto”.

Otros, más audaces, presagian que esto es la antesala para la legalización de todo tipo de aborto. El motivo que se esgrime en esta nueva propuesta es que las mujeres pobres mueren cuando se hacen un aborto en condiciones precarias. Sin embargo, la legalización no necesariamente baja la tasa de mortalidad, menos si se considera la tasa…

Las misiones existen porque la adoración no existe

Octubre 27, 2012 Las misiones existen porque la adoración no existe: Un legado de Bethlehem, heredado y dejado en herencia John Piper, Texto: Tito 3:4–14    Tema: Misiones mundiales
Este es mi trigésimo y (dependiendo de cómo ustedes lo cuenten), es el último mensaje sobre misiones que daré como pastor de ustedes, exceptuando el hecho de que todos mis mensajes son sobre misiones, para los que tienen oídos para oír. Pero usted sabe a qué me refiero. Cada año, (menos uno), comenzando el 13 de noviembre de 1983, he predicado durante nuestro enfoque de otoño sobre las misiones globales. Y éste es mi último. ¡Qué gran privilegio ser parte del legado de Bethlehem de las misiones mundiales! Guiar a Bethlehem es guiar a una agencia misionera mundial. No solo a una iglesia. Sino a una iglesia que se ha convertido en una organización mundial de envío de misioneros. Este liderazgo en misiones globales fue una herencia que recibí y que no creé. Y es un legado que lego con gozo sobreabundante a Jaso…

Refugiados en la pampa gaucha

Cómo comenzar una nueva vida, el drama de los jóvenes sirios en la ArgentinaJwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25) llegaron hace algunos meses escapando del horror en Siria; sus mayores dificultades son conseguir trabajo y aprender el idioma Hace 6 años que la guerra en Siria destruye todo lo que encuentra a su paso.
Este conflicto ha generado más de 5 millones de refugiados y cerca de 500.000 muertos . La gran mayoría de sirios deciden trasladarse a países vecinos con la esperanza de regresar algún día, mientras que otros se embarcan en hazañas mucho más dramáticas. Jwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25), dos jóvenes profesionales sirios, decidieron dejar atrás el infierno para comenzar una nueva vida en la Argentina. Ambos son parte de los más de 200 sirios que llegaron mediante el Programa Siria, lanzado por la Dirección Nacional de Migraciones. Leer más...
Fuente: Carola Cinto LA NACION Viernes 03 de Febrero de 2017 • 00:37