sábado, 18 de abril de 2009

La buena de Dios

A la buena de Dios
Hace unos días escuchaba por radio a una joven que relataba como un adolescente había matado a su papá durante un intento de robo. En un momento hablando, de la inseguridad en que se vive, comentó: “Salimos y no sabemos si volvemos... vivimos a la buena de Dios.” Acá comienzo mi reflexión y separo el dolor por la pérdida de la familia, es más, me solidarizo con ella. Por eso sin buscar culpables solo reflexiono, "cuando veas las barbas de tu vecino cortar pon las tuyas a remojar."
... a la buena de Dios... me suena como un concepto peyorativo. ¿Desfavorable para quién?
Cuando afrontamos lo insalvable recordamos que existe Dios. Si realmente viviésemos a la buena de Dios estaríamos mucho mejor de lo que estamos.
Porque mis ideas no son como las de ustedes, y mi manera de actuar no es como la suya. Así como el cielo está por encima de la tierra, así también mis ideas y mi manera de actuar están por encima de las de ustedes. El Señor lo afirma. Is 55:8-9

Nos han criado con un concepto demasiado abstracto de Dios lamentablemente, y hoy es difícil des-construir esa cultura. Una cultura que falta de Dios se hace sus dioses. Está tan lejano Dios para muchos, que siguen construyéndose altares paganos, tal vez por aquello de que “a falta de pan buenas son las tortas.” Pero claro, los altares son destruidos por las circunstancias y con ellos la confianza de la gente, buena gente.
... a la buena de Dios... Que en algún lugar lejano del Universo estará... se recompone el ideario popular. Pero Dios está aquí, tan cierto como el aire que respiro. Aunque no lo veo en persona pero si en obras.
Triste religión aquella que enseña a inclinarse ante estatuas, personas u objetos de consumo, paganismo en sus nuevas formas. Un paganismo que aleja a la buena gente de la realidad del ser humano, del verdadero humano que Dios bendijo para que se superase, fructificase y se realizase como persona, familia y nación.
No me quiero ir más lejos ahora.
Lo peyorativo recae sobre nosotros, una humanidad desprotegida, desvalida, fragmentada... Independiente, pero solitaria.

El ladrón viene solamente para robar, matar y destruir; Jn 10:10a

¿No le parece que estamos a expensas del ladrón? Use un poquito de sentido común, no hace falta ser universitario, teólogo o adivino para percatarse.
Es claro que confío en Dios, pero Él me dio y nos dio capacidad para hacer uso de la libertad responsable. Eso es, elegir asumiendo la responsabilidad de las consecuencias que sobrevengan. No debería responsabilizar a otros o negar mi participación en aquella acción a la cual tengo derecho. No deberíamos vivir con miedo a pecar sino con la consciencia de que no estoy solo aunque sea libre de decidir.
Aprendimos mal pero tiene remedio, no todo está perdido

pero yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; Jn 10:10-11

Con la ayuda de Dios a través de su Hijo Jesucristo podemos no solo convertirnos sino también que habremos de reconvertir todo lo que está cerca nuestro.

él te dirá cómo puedes salvarte, tú y toda tu familia
Hch 11:14

Vivamos bajo la buena de Dios.

Pues Dios amó tanto al mundo, que dio a su Hijo único,
para que todo aquel que cree en él no muera, sino que tenga vida eterna. Jn 3:16

Acepte el regalo de Dios, su Hijo y reencuéntrese con Él, con usted y los suyos.
Basta ya de robo, muerte y destrucción.
Dígale si a la vida.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores