miércoles, 25 de marzo de 2009

Libertad de conciencia.

“El gran principio de la libertad religiosa es éste: solo Dios es Señor de la conciencia. A Él y solo a Él los hombres tendrán que dar cuenta” (E. Y. Mullins).

“Pero si no quieren servir al Señor, elijan hoy a quién van a servir: si a los dioses a los que sus antepasados servían a orillas del Éufrates, o a los dioses de los amorreos que viven en esta tierra. Por mi parte, mi familia y yo serviremos al Señor” (Jos 24:15 DHH).

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores