sábado, 21 de febrero de 2009

¿Religión? No...

Practica la rectitud y la justicia, pues Dios prefiere eso a los sacrificios. Pr 21:3
¡Cómo hemos complicado los hombres lo que Dios había hecho sencillo!
  • ¿Cuántos miles de leyes han sido redactadas en el mundo tan solo para acotar la injusticia?
  • ¿Cuánto dinero y recursos se utilizan para tratar de ordenar el caos que nosotros mismos generamos?
  • ¿Cuántas vidas se pierden a diario por las actitudes injustas e inescrupulosas de algunas personas?
  • ¿Cuántas enfermedades se padecen a causa de la inmoralidad?
El individualismo nos está consumiendo como si sufriésemos de osteoporosis del alma. Cada momento que pasa aumenta la fragilidad de nuestros sentidos, la inestabilidad emocional. La pérdida de valores de vida deja expuestos al desgaste aquellos principios que como humanos nos separaban de las otras especies que cohabitan este planeta, afectando la vida nacional, comunitaria, hasta llegar a la desintegración familiar, quedando entonces el ser humano aislado.

Me resisto a ello, a ese canibalismo que de moderno no tiene nada, en el que nos estamos sumergiendo. “Divide y reinarás” era la consigna.
El ser humano fue creado para vivir en comunidad, “No es bueno que el hombre esté solo”.
Los Diez Mandamientos de Dios y toda la enseñanza profética fueron concentrados en dos mandamientos por Jesús, el Hijo de Dios. Jesús le dijo: -“Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente.” Este es el más importante y el primero de los mandamientos. Pero hay un segundo, parecido a este; dice: “Ama a tu prójimo como a ti mismo.” En estos dos mandamientos se basan toda la ley y los profetas. Mt 22:37-40

Ahora, a su grupo íntimo, en un momento muy especial les dijo:
Les doy este mandamiento nuevo: Que se amen los unos a los otros. Así como yo los amo a ustedes, así deben amarse ustedes los unos a los otros. Si se aman los unos a los otros, todo el mundo se dará cuenta de que son discípulos míos. Jn 13:34

No se trata de una religión sino de volver al principio de Dios, al Génesis, a recrear bajo Su dirección aquello que perdimos, que negociamos o que nos fue robado. Dios le está buscando, déjese encontrar...

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores