sábado, 20 de septiembre de 2008

Y el efecto de la justicia será paz; y la labor de la justicia, reposo y seguridad para siempre.
Isaías 32:17

Crisis en la Justicia: una tendencia preocupante
Los jueces cuentan cómo los presiona el poder
Durante dos días, más de 500 jueces de todo el país hablaron de los problemas que comparten como una pesada carga. Expusieron sobre deficiencias tecnológicas, fallas en los procesos de gestión y obstáculos de los ciudadanos para acceder a la Justicia. Leer todo...

La noticia, preocupante por cierto, solo confirma el sentimiento de muchos y blanquea una situación insostenible entre los argentinos, tanto como que anoche participé de la "Marcha por la Justicia" en mi ciudad. Si bien fue pacífica y tal vez no sea lo mejor, de alguna manera uno se solidariza con el doble dolor de las personas que, sufren la pérdida de sus seres queridos, y el dolor del olvido al que se sienten condenados ante la inacción o lentitud de la Justicia. Así se siente.
El texto bíblico que encabeza el presente es una hermosa referencia, sin justicia no puede haber paz, nos dolemos de la violencia que se vive en nuestra sociedad, allí está la clave. No se trata de "mano dura" sino solamente de Justicia.
La Biblia dice que esto será posible cuando el Espíritu de Dios esté sobre nosotros, cuando sea nuestra fuene de autoridad.
Necesitamos de Dios, busquemosle mientras pueda ser hallado, no está lejos.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores