Ir al contenido principal

Subir para bajar

"Entonces María dijo: He aquí la sierva del Señor; hágase conmigo conforme a tu palabra" (Lucas 1:38).

"Solía pensar que los dones de Dios estaban colocados en anaquelería, uno arriba del otro. Cuanto más alto yo creciese, más fácil les alcanzaría. Ahora yo pienso que los dones de Dios están colocados en anaquelería, uno abajo del otro. Cuanto más yo me incline hacia abajo, más fácil les alcanzaré." (F.B. Meyer)

Nuestra vida cristiana consiste en buscar al Señor de tal manera que seamos siempre una bendición en Sus manos. A cada paso que damos en Su presencia ascendemos una grada en el conocimiento de Su voluntad. Queremos agradarlo y de esta forma, agradar a nuestros hermanos. Si somos una bendición en las manos de nuestro Dios ciertamente lo seremos también en la vida de aquéllos que están a nuestro alrededor.
Sabemos que el amor es la característica de la vida de aquéllos que siguen al Señor. El cristiano está siempre presto a extender las manos a los necesitados, a consolar los que pasan por luchas y dificultades, a llevar una palabra de esperanza a aquellos que ya a perdieron. Cuanto más nos aproximamos al centro de la voluntad de Dios más alto nos colocamos y más fácilmente el Señor nos usa para Su gloria y honor.
Pero crecer en la obra de Dios no significa alcanzar una posición de destaque e importancia. No puede significar una disculpa para una vida de orgullo y vanidad. No nos tornamos superiores y ni tenemos más derechos que los demás.
Ascendemos para tornarnos más siervos, para llegar más rápido al punto más bajo. Cuanto más alto estamos en la obra de Cristo, más entendemos qué nada somos y que sin nuestro Salvador nada haríamos. Ascender, en la vida cristiana, significa llegar bien abajo, junto a los pies del Señor, para cumplir determinaciones, para aceptar su dirección, para desaparecer mientras Él aparece, para tener el mismo pensamiento de María, la madre del Señor: "Heme aquí, haga en mí su voluntad."

Paulo Barbosa

Entradas populares de este blog

El aborto: ¿legal o ilegal?

En estos días ingresaron tres proyectos de ley al congreso que intentar reglamentar el procedimiento de abortos no punibles ya contemplados en la ley, específicamente en el artículo 86 del Código Penal, que señala:

“El aborto practicado por un médico diplomado con el consentimiento de la mujer encinta no es punible: si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios; si el embarazo proviene de una violación o de un atentado al pudor cometido sobre una mujer idiota o demente. En este caso, el consentimiento de su representante legal deberá ser requerido para el aborto”.

Otros, más audaces, presagian que esto es la antesala para la legalización de todo tipo de aborto. El motivo que se esgrime en esta nueva propuesta es que las mujeres pobres mueren cuando se hacen un aborto en condiciones precarias. Sin embargo, la legalización no necesariamente baja la tasa de mortalidad, menos si se considera la tasa…

Las misiones existen porque la adoración no existe

Octubre 27, 2012 Las misiones existen porque la adoración no existe: Un legado de Bethlehem, heredado y dejado en herencia John Piper, Texto: Tito 3:4–14    Tema: Misiones mundiales
Este es mi trigésimo y (dependiendo de cómo ustedes lo cuenten), es el último mensaje sobre misiones que daré como pastor de ustedes, exceptuando el hecho de que todos mis mensajes son sobre misiones, para los que tienen oídos para oír. Pero usted sabe a qué me refiero. Cada año, (menos uno), comenzando el 13 de noviembre de 1983, he predicado durante nuestro enfoque de otoño sobre las misiones globales. Y éste es mi último. ¡Qué gran privilegio ser parte del legado de Bethlehem de las misiones mundiales! Guiar a Bethlehem es guiar a una agencia misionera mundial. No solo a una iglesia. Sino a una iglesia que se ha convertido en una organización mundial de envío de misioneros. Este liderazgo en misiones globales fue una herencia que recibí y que no creé. Y es un legado que lego con gozo sobreabundante a Jaso…

Refugiados en la pampa gaucha

Cómo comenzar una nueva vida, el drama de los jóvenes sirios en la ArgentinaJwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25) llegaron hace algunos meses escapando del horror en Siria; sus mayores dificultades son conseguir trabajo y aprender el idioma Hace 6 años que la guerra en Siria destruye todo lo que encuentra a su paso.
Este conflicto ha generado más de 5 millones de refugiados y cerca de 500.000 muertos . La gran mayoría de sirios deciden trasladarse a países vecinos con la esperanza de regresar algún día, mientras que otros se embarcan en hazañas mucho más dramáticas. Jwanna Jabbour (26) y Hazem Abdoush (25), dos jóvenes profesionales sirios, decidieron dejar atrás el infierno para comenzar una nueva vida en la Argentina. Ambos son parte de los más de 200 sirios que llegaron mediante el Programa Siria, lanzado por la Dirección Nacional de Migraciones. Leer más...
Fuente: Carola Cinto LA NACION Viernes 03 de Febrero de 2017 • 00:37