lunes, 10 de marzo de 2008

Profecía

»Así ha dicho Jehová, el Señor: En aquel día subirán pensamientos a tu corazón y concebirás un plan perverso.
Dirás: «Subiré contra un país indefenso, iré contra gentes tranquilas que habitan confiadamente. Todas ellas habitan sin murallas, y sin cerrojos ni puertas».
Subirás para arrebatar despojos, para tomar botín, para poner tus manos sobre las ruinas ahora habitadas y sobre el pueblo recogido de entre las naciones, que se hace de ganado y posesiones, que habita en la parte central del país.
Sabá y Dedán, los mercaderes de Tarsis y todos sus príncipes te dirán: «¿Has venido a arrebatar despojos? ¿Has reunido tu multitud para tomar botín, para quitar plata y oro, para tomar ganados y posesiones, para arrebatar grandes despojos?» "
. La Biblia

Desde hace algún tiempo colaboramos con la Fundación Wichí la Pak, que realiza su labor en algunas culturas originarias de la Argentina, Wichíes, Mocovíes y Huarpes, comunidades indígenas desplazadas por la "civilización", empujadas a parajes inhóspitos, improductivos y carentes de recursos naturales.
Comunidades no comprendidas y por lo tanto despreciadas muchas veces. Es casi sintomático que los humanos combatamos lo que no conocemos, pero no pretendo demorarme en estas cuestiones sino en que ya tenemos amplia experiencia en estos temas, y parecemos empeñados en continuar estos hábitos canibalescos.

En el mundo se levantan muros: Cisjordania, Nicosia, Marruecos, EEUU, Irak, Corea, Melilla y tal vez alguno más que se está planeando. Cuando cayó el muro de Berlín se festejó con alegría, pero el "nunca más" de los hombres dura el tiempo de la emoción, un ratito, luego otros se levantaron en otras partes. La maldad y el egoísmo no cesa, no da tregua. Los sistemas de seguridad son cada vez más costosos y sofisticados, "ni en el living de tu casa podes estar tranquilo, alguien te vigila por satélite..". Nada alcanza, nada parece suficiente.

Si tenemos la advertencia, la profecía de que seremos motivados al mal, me pregunto: ¿Por qué no aprehendemos de tantas experiencias, propias y ajenas? ¿Por qué no reflexionamos sobre el origen de la dureza que arrastramos? ¿No sabemos acaso que de los marginados y despojados de hoy se va a levantar odio mañana?

Probablemente los malos sigan haciendo su mal, pero los que creemos que no hacemos el mal... ¿Por qué no sumarnos en una concientización hacia una práctica activa de restauración y reconciliación mundial? ¿Por que no enredarnos en una red de buenas obras?
Se puede, es posible, no baje los brazos, súmese

Dios quiere el bien para la humanidad, seamos nosotros, como un guante en las manos de Él.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores