sábado, 2 de febrero de 2008

Una responsabilidad muy grande.

"Los adultos tenemos una responsabilidad muy grande con las generaciones que vienen... de poder transmitirles algo de esperanza" (Todo el artículo)

¿Cómo transmitir lo que no se tiene?
¿Algo de esperanza en qué?

Si precisamente es lo que se ha abandonado en nuestra sociedad, cada día más deshumanizada.
El abandono de los valores absolutos a traído la devaluación del ser humano. El relativismo ha hecho creer que se puede vivir de cualquier manera, como a uno le guste, "a mi manera" y las consecuencias están a la vista.

Si no honramos no seremos honrados.
Si no respetamos no seremos respetados.
Si no le damos importancia a la vida, ésta se volverá cada día mas difícil.
Las estadísticas son abrumadoras en el mundo.
Si, realmente queremos dar esperanza, primero debemos tenerla y la única esperanza está en Jesucristo, es Él.

“Todos los que tengan sed, vengan a beber agua;
los que no tengan dinero, vengan,
consigan trigo de balde y coman;
consigan vino y leche sin pagar nada.
¿Por qué dar dinero a cambio de lo que no es pan?
¿Por qué dar su salario por algo que no deja satisfecho?
Óiganme bien y comerán buenos alimentos,
comerán cosas deliciosas.
Vengan a mí y pongan atención,
escúchenme y vivirán.
Yo haré con ustedes una alianza eterna,
(Isaías 55:1-3, DHH)

Nadie puede dar lo que no tiene. No hay otra alternativa, no hay otro camino.
Basta ya de pretender ignorar lo que está a la vista, es como querer tapar el Sol con la mano. Simplemente, no se puede.
Contemple su entorno, decida buscar a Dios en tanto pueda ser hallado.

Juan 1:11 Vino a su propio mundo, pero los suyos no lo recibieron. Pero a quienes lo recibieron y creyeron en él, les concedió el privilegio de llegar a ser hijos de Dios. Y son hijos de Dios, no por la naturaleza ni los deseos humanos, sino porque Dios los ha engendrado.

La Paz de Dios sea en tu vida.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores