jueves, 13 de diciembre de 2007

Una vez más...

... los investigadores nos permiten comprobar que los principios de la Palabra de Dios siguen vigentes (fieles) en este globalizado siglo XXI.

La fidelidad es uno de los más altos valores expresados en La Biblia. En primerísimo lugar la demanda de fidelidad a Dios, el Creador y ¿Cómo serle fiel sin conocerle? Imposible.

Luego, la fidelidad conyugal se manifiesta como un compromiso vital para mantener encendida la llama del amor en un fuego que ni las lluvias de la enfermedad o los vientos de los problemas económicos podrán apagar.

A la vez, en el mismo plano, a casados o solteros se nos requiere ser fiel al prójimo y también a uno mismo. Lograr esto solo no es alcanzar la perfección, pero ¿Cuánto ayudaría a mejorar la calidad de vida?

No es fácil, no hemos sido enseñados tal vez, las tentaciones son muchas y estamos fuera de entrenamiento, pero existe Uno que es Fiel y Justo para perdonarnos de nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad. Su nombre es Jesús, el Hijo de Dios. Faltan escasos días para que la cristiandad celebre su nacimiento, aunque tal vez algunos todavía no hayan experimentado trato con Él.




¡Empezá ya a celebrar la Navidad en tu vida!


Además, serás uno de los que estará contribuyendo a preservar el medio ambiente. Hasta pronto.

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores