miércoles, 29 de agosto de 2007

Unidad

Si la vida de mi familia fuese como el recorrido de un ferrocarril tendría aproximadamente 10.515 durmientes a la fecha (esto resulta de los casi 29 años que celebraremos recién el 4 de noviembre para ese entonces 10585) al considerar uno por cada día vivido.
¿Por que un durmiente?
Para que el tren de la vida familiar llegue a buen termino es necesario que la locomotora se desplace sobre rieles paralelos y nivelados. Ello significa que los cónyuges deben estar firmemente unidos entre si, comprometidos a avanzar juntos, a igual distancia, dispuestos a privilegiar el bien común por sobre los individuales, aquí un poco a la derecha, más allá un poco a la izquierda...
Esto se logra día a día, trabajando y descansando, considerando el terreno, los materiales, los cambios climáticos, la situación social, el estado de ánimo de los trabajadores y de los pasajeros, por que mucho, se construye sobre la marcha…
Periódicamente se agrega un nuevo vagón, las experiencias de vida y las necesidades temporales aumentan, cada vez hay más que transportar a medida que la familia crece en número y en expectativas.
Luego, inevitable y naturalmente, vendrá el desprendimiento en algunos lugares de los vagones para acoplarse con otros y realizar nuevos recorridos, otros ramales, con otras expectativas...
La máquina original, ya un poco gastada se verá revitalizada por que ya llega a la meta y sabe que fue útil, que el trabajo sirvió y que ahora viene el tiempo de descansar de las obras, otros siguen la tarea de llenar la tierra.
¡Qué importante es cada durmiente que pusimos juntos..! No permitió que cada se fuera por su lado y la máquina se descarrilara frustrando el proyecto de vida. El Diseñador lo ideó bien, como siempre: "Y ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor."
Hace la prueba, funciona...

Seguidores (15/01/09)

Google+ Seguidores